Tarragona spain

Historia de Tarragona

Aquí tenéis un breve resumen de la historia de Tarragona.

Tarraco, mas de 2200 años de história

En el 218 A.C. los romanos y los cartagineses estaban en guerra para dominar la península ibérica.

En el norte de España, las tropas romanas avanzaron hacia el sur de lo que hoy es Cataluña venciendo a los cartagineses y tomando gran parte del área donde hoy está la provincia de tarragona.

Tras controlar la zona, el general romano Cneo Cornelio Escipión buscó una zona adecuada para establecer una base militar fortificada desde la cual continuar con la campaña de conquista de Hispania y decidió emplazarla en una bonita montaña a la orilla del mar pues, además de ser una zona estratégicamente ventajosa para la defensa por su altitud y difícil acceso.
El lugar ofrecía a los romanos una visión perfecta a varios kilómetros a la redonda tanto por tierra como por mar, lo que les daba un valioso tiempo para preparar las defensas en caso de ataque y además su cercanía al mar mediterráneo daba a los romanos gran facilidad para el transporte de suministros y tropas por vía marítima, que era la forma más rápida y barata de transporte de la época.
Todas estas ventajas estratégicas hicieron que solo un año mas tarde el ejército romano estableciera allí la base de operaciones mas importante de la península ibérica, en el 217 A.C.

Fundación de Tarragona:

La importancia de la base militar junto con el agradable clima y la belleza natural de la zona contribuyeron a que 20 años después, el 197 A.C., en aquella montañita lejos ya del frente de batalla gracias al avance de las tropas romanas por España, se fundase Tarraco, la ciudad romana más importante de la península y capital romana de la Hispania Citerior, provincia que incluía todo el norte y el este de la actual España.

Crecimiento de la Tarraco romana:

Tras su fundación, la ciudad creció lentamente gracias al comercio y su importancia como capital de Hispania.

Algunos años después, en el 27 A.C., el primer emperador romano Cayo Julio César Augusto decidió establecer su residencia en Tarragona para liderar desde allí la guerra contra los cántabros y los ástur.
Este hecho fomentó una gran mejora de las infraestructuras de la ciudad como el abastecimiento de agua y alcantarillado entre muchas otras mejoras, lo que hizo de Tarraco la ciudad romana más importante de España en términos de infraestructuras y la imagen de Roma en Hispania.